Priístas: que Hidalgo sea de Morena o del PAN

Por Ángel Álvaro Peña

La elección en Hidalgo el próximo 5 de junio podría colocar al PRI nacional en un sitio de extinción. La entidad es de los últimos bastiones de un partido que ejerció el poder por más de 70 años y ahora se divide entre las fuerzas más sólidas de su militancia en la entidad.

Esta diferencia entre el gobernado Omar Fayad Meneses y el líder nacional de ese partido, Alejando Moreno Cárdenases de visión al futuro, aunque ninguna de las dos posturas busca el triunfo electoral para el tricolor.

Así, la Comisión Política Permanente del PRI, que encabeza Julio Manuel Valera Piedrasacordó entregar la candidatura al gobierno de Hidalgo al blanquiazul, como parte de los acuerdos de la coalición electoral Va por México, que también integra al PRD, situación que Omar Fayad calificó de traición.

Se había acordado decidir entre todos al candidato, incluyendo la opinión del propio Fayad, pero Alito dio madruguete y no quiere a un priista en la candidatura de esa alianza que comienza a hacer agua.

La postura de Fayad, desde hace semanas choca con la decisión de la Comisión Política tienen como antecedente la disputa interna entre dos grupos por la postulación.

Por una parte, Fayad Meneses, controla el Comité Directivo Estatal de su partido e impulsa a Israel Félix Soto, alcalde del municipio metropolitano Mineral de la Reforma, con una carrera ligada al gobernador, de quien fue secretario particular desde que éste fue alcalde de Pachuca.

Por su parte, Alito Moreno Cárdenas, señaló al gobernador de Hidalgo, Omar Fayad Meneses de entregarse a Morena, además de asegurar que el candidato que éste impulsaba estaba destinado «a la derrota”. Lo que quiere Fayad es un candidato débil para que Morena gane con mayor facilidad.

Ante esta situación, la Comisión Política Permanente del PRI acordó la noche del martes entregar la candidatura al gobierno de Hidalgo al PAN, como parte de los acuerdos de la coalición Va por México.

El acuerdo entre Fayad y Alito fue que el género sea femenino y se abrió la posibilidad para que el blanquiazul postule a una externa, no necesariamente una militante, lo que, para Fayad, sugiere la nominación de Carolina Viggiano Austria, diputada federal y secretaria general del CEN del PRI. 

“No vamos permitir que le entregue el estado de Hidalgo a Morena. En la elección de Hidalgo, el PRI irá en coalición con el PAN y PRD; tendrá una candidatura que represente a los tres partidos, pero especialmente a la ciudadanía. Aquí no hay espacio para imponer candidatos destinados a la derrota, a cambio de impunidad a quienes van de salida”, señaló Alito.

Y aseguró que cuenta con el apoyo de los priístas de Hidalgo, grupo que asegura Fayad tener a su favor.

El 2 de enero vence el plazo para que los partidos políticos presenten ante el Instituto Estatal Electoral sus solicitudes de coalición; sin embargo, por lo menos en el caso de Hidalgo, no hay consenso y se vislumbra una división en la militancia que podría producir una desbandada histórica a nivel nacional, porque al ser uno de los últimos bastiones del PRI, las esperanzas de los priistas en el país entero estaban puestas en conservar el estado con gobierno priísta.

Lo cierto es que con el PRI unido había pocas oportunidades de que ganara la elección de gobernador, ahora dividido es más difícil y la alianza electoral de derecha pareciera tener más problemas internos que posibilidades de triunfo.

La alianza electoral está concentrada en Aguascalientes, único estado donde puede ganar, a pesar de las diferencias entre el gobernador y el líder nacional del PAN, en una bronca muy similar a la que sucede al interior del PRI, que tendrán que definir en unas cuantas horas sino quieren quedarse afuera de la contienda.

Uno quiere entregarle Hidalgo al PAN y otro a Morena, el PRI, en cualquiera de los dos casos, ya perdió. Esto quiere decir que ninguna de las seis gubernaturas en juego en 2022 podría ser para el PRI. Se repartirán los triunfos entre Morena y la Alianza de la derecha, dejando a la población sin alternativas partidistas o ideológicas para escoger entre los candidatos al que más les parezca, porque esta alianza reduce de tres a uno las opciones partidistas y limita el número de candidatos, porque para ellos es más importante la victoria electoral que la identidad partidista.

PEGA Y CORRE. Movimiento Ciudadano sigue compitiendo de manera independiente por las gubernaturas 2022, y esta vez dio a conocer que su abanderado para el gobierno de Tamaulipas será Arturo Díez Gutiérrez, a quien nombraron Dante Delgado, coordinador nacional del partido, y Jorge Álvarez Máynez, líder de la bancada naranja en la Cámara de Diputados. Dice que ganará… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.