Los políticos perseguidos y sus lagrimas de cocodrilo

Por Laura Cevallos

Tenía una maestra que decía que, desde que se inventaron los pretextos, se acabaron los flojos. Esto, cuando alguien aducía alguna cosa fantástica ocurrida, por la que no podía entregar un trabajo o tarea. O sea, la evasión de la responsabilidad. Y tenía razón. 

En estos tiempos, el pretexto favorito, es la “persecución política” por la que todos los hampones que se parapetaban tras fueros legislativos o buena imagen, aseguran hoy que tener que responder ante la justicia por sus faltas y delitos, no es sino la demostración de que el Presidente es un tirano que demanda una cuota de lágrimas de opositores para bañarse y mantener así su buen humor.

Para Rosario Robles y su hija, el proceso penal que la tiene “guardadita” en Santa Martha no tiene nada que ver con el desvío descarado de 5,500 millones de pesos, no… es una venganza política de Andrés Manuel, que además pasa por un trato injusto y por ser mujer, pero no por su participación en el delito de ejercicio indebido del servicio público o la comisión de varias “omisiones” por las que se desviaron esos miles de millones del presupuesto de Sedesol y Sedatu que a decir de sus subalternos, fueron a cubrir las deudas de la campaña de Peña Nieto. Emilio Zebadúa Oficial Mayor y Enrique González Tiburcio, Subsecretario, ambos de Sedatu están también guardados, y cooperando. Rosario tuvo nueva audiencia en la que esperaba salir libre e inocente, pero se olvida que ella, como secretaria de ambas dependencias debe responder por lo que haya pasado con los presupuestos y sus ejercicios. Llorar “porque es mujer”, es bajo e irrelevante.

Curioso, que su ex pareja Carlos Ahumada, y cómplice en la entrega de dinero a Bejarano, diga que se reúsa a la extradición de Argentina a México porque no permitirá que Sheinbaum entregue su cabeza a AMLO. Otro que cree que el Presidente come basura. Grita que es inocente o que  ya prescribieron las acusaciones de fraudes a las delegaciones Tláhuac y Gustavo A. Madero, por trabajos pagados y no realizados; lavado de dinero, operaciones con recursos de procedencia ilícita y promoción de conductas ilícitas, pero acusa al Presidente ¡de querer vengarse de él! Una aclaración: las acusaciones no las realizó AMLO en lo personal, sino dichas demarcaciones políticas por su actuación fraudulenta. 

EL OTRO PERSEGUIDO 

Otro que se envuelve en la persecución política y que, seguramente se lo repite ante el espejo mañana, tarde y noche (tanto que se lo ha creído) es Ricky Rickín Canallín, que siente que los millones que recibió por aprobar la reforma energética de Peña, no son el motivo de su investigación (por cierto, ¿ya habrá terminado de leer todos los tomos de su carpeta? Ya no sirve ese pretexto…). Al excandidato, exdiputado y expresidente del PAN, cuya amnesia selectiva lo lleva a sentirse víctima, y el único que va a salvar a México, le preocupa lo que le va a decir a su hija, -mintiéndole- sobre una persecución personal, pero olvida que su hija aprenderá a leer y comprenderá que su papá pasará larga temporada a la sombra por corrupción y que su caso se consignó ante la entonces Procuraduría General de la República, en tiempos de Peña Nieto. Es falso que AMLO lo quiera en caldo de pollito en fugaSorry, pero a nadie engaña con su rictus patético.

Los últimos de esta lista, que quisieron envolverse en esa bandera para tirarse al vacío, fueron los funcionarios disfuncionales del INE que, a pesar de violar la Constitución y la Ley de Amparo y de desacatar lo ordenado por la Corte, su noción de enfrentar sus responsabilidades empezó por sentirse perseguidos sin entender que ahora, el principal tribunal no es parte del Poder Judicial, sino que la justicia se exige desde el pueblo (ese grupo de ciudadanos que deben trabajar para conformar un erario suficiente para que ellos vivan como jeques, pero curiosamente no necesariamente piensan y sus voces requieren ser escuchadas). Si, la denuncia penal presentada por el Congreso se retiró porque el nivel reaccionario de los conservadores echó a varios grupos de poder fáctico a reclamarle al Presidente su exceso de mano dura en este régimen autoritario (que curiosamente se someterá a revocación, tal como cualquier dictador haría), aunque personalmente me hubiera gustado más, que la respuesta proviniera del poder judicial. Sin embargo, el objetivo era obligar al INE a continuar con las etapas del proceso de consulta de Revocación de Mandato. Así las cosas, en este fin de año en que el surrealismo y la ficción quieren pasarse como elementos de una verdad que sólo los “dolientes” aseguran que es cierta.

Al pueblo le quitaron tanto que le arrancaron la venda de los ojos y ya no caemos fácilmente en estas lagrimitas de telenovela. ¿Alguien le puede pedir al señor equis que les ofrezca un pañuelito, de esos que él produce, para enjugarse el llanto?

Empieza un nuevo año y deseo que todos tengan los brazos abiertos al éxito, la salud y las buenas vibras que traerá el 2022. ¡Felicidades!

Twitter: @cevalloslaura