Arma gobierno de Michoacán a comunidades indígenas

MORELIA. El gobierno de Michoacán dotará de armamento a las primeras 17 tenencias indígenas, compuestas por 15 purépechas y dos otomíes, a las que previamente reconoció su autonomía.

El secretario de Seguridad Pública del estado, José Ortega Reyes, explicó que dotará de cuatro armas a cada una de las comunidades de Sevina y Turícuaro (en el municipio de Nahuatzen); Pichátaro (Tingambato), Jarácuaro (Erongarícuaro); San Benito (Los Reyes) y Ocumicho (Charapan). Estas seis tenencias se suman a 11 donde ya se firmaron acuerdos entre autoridades comunales y el gobierno del estado.

La estrategia de seguridad se inicia con poblados pequeños que cuentan con reconocimiento jurídico o su autogobierno ha sido aceptado por el Instituto Electoral de Michoacán y el Tribunal Electoral del Estado.

El gobierno de Michoacán de Alfredo Ramírez Bedolla firmó el acuerdo de reconocimiento y dotación de armamento a 17 tenencias indígenas.

PROMETEN RESPETAR AUTONOMÍA

Los elementos de las rondas comunitarias, en coordinación con el gobierno estatal, deberán ser aprobados por el Centro Estatal de Certificación, Acreditación y Control de Confianza. Por su parte, el gobierno del estado se compromete a respetar la autonomía de la autoridad comunitaria en el manejo de recursos y a garantizar y condonar 50 por ciento de los costos de capacitación y certificación.

Asimismo, la Secretaría de Seguridad Pública del estado otorga una licencia oficial colectiva que acredite la portación de armas al cuerpo de seguridad comunal; no obstante, a solicitud de la autoridad comunitaria, se les respaldará con policías estatales en tanto la corporación es certificada y armada, lo que podría llevar varios meses.

El dirigente del Consejo Supremo Indígena de Michoacán, Pável Guzmán, informó que hay otras 50 comunidades que cuentan con rondas comunitarias y no están reconocidas, pues falta obtener el reconocimiento de autodeterminación. Dijo que los principales problemas que tienen los pueblos originarios en la entidad son la tala clandestina, el narcomenudeo y robo de ganado.

A pesar de que muchas comunidades cuentan con rondas comunitarias desarmadas, han logrado frenar la delincuencia en 80 por ciento, ya que en cada uno de los accesos a los poblados hay filtros de revisión, subrayó el dirigente purépecha.